Irlanda es un pequeño paraíso de increíbles paisajes, gente acogedora y gran diversión.
Aquí comienza la aventura de tu vida. Llena su corazón de Irlanda, una isla situada en el extremo occidental de Europa.

Puedes optar por sumergirte en el ajetreo de las modernas ciudades irlandesas, o perderte en los pintorescos pueblecitos y descubrir una tierra de singular belleza.
En todos los casos, tendrás un sinfín de oportunidades para disfrutar de la cálida bienvenida irlandesa y del craic (diversión) de los irlandeses.
A continuación, te presentamos algunos de los aspectos más destacados que no debes perderte cuando visites Irlanda de norte a sur y de este a oeste, que incluyen atracciones turísticas, lugares emblemáticos, montañas, playas y mucho más.

Lugares que no te debes perder en Irlanda

Powerscourt Waterfall View

Powerscourt Waterfall, Co Wicklow

1. Dublin y el Este

    • Fabrica de Guinness: Guinness se ha convertido en un símbolo de la cultura irlandesa, y esta cerveza oscura ha sido una parte importante de la vida de Dublín desde que Arthur Guinness fundó su fábrica de cerveza en James’ Gate en 1759. Puede celebrar los más de 250 años de Guinness visitando el almacén para descubrir cómo se elabora esta legendaria cerveza. Aprenderá a servirse una pinta y a saborearla mientras contempla la ciudad desde el original Gravity Bar
    • Carcel Kilmainham: se inauguró en 1796 como la nueva cárcel del condado de Dublín. Cerró sus puertas en 1924. Ofrece una visión única de la política histórica de Irlanda. Realice una visita guiada para descubrir la historia de los acontecimientos que dieron forma a Irlanda desde 1780 hasta 1920. Hay una exposición permanente que explica la historia penitenciaria y la restauración de la cárcel y otras exposiciones a lo largo del año.
    • Galería Nacional de Irlanda: La Galería Nacional de Irlanda expone hermosas pinturas de artistas irlandeses e internacionales. Obras de Caravaggio o Jack B. Yeats, Paul Henry y Louis le Brocquy se exponen en un entorno maravilloso. Hay visitas guiadas gratuitas. Las constantes exposiciones temporales que se organizan garantizan que ninguna visita a la Galería será igual a la anterior.
    • Parque Phoenix y Zoo de Dublín: Phoenix Park es el parque urbano más grande de Europa, ideal para pasar un día relajado o llevar a los niños a correr. Sorprendentes monumentos, como el monumento a Wellington y la Cruz Papal, ofrecen un marco incomparable para un día de picnic y deporte en las praderas. En el centro de visitantes del castillo de Ashtown podrá conocer más sobre su historia, flora y fauna. El Parque Phoenix también alberga el zoo de Dublín, inaugurado en 1830, lo que lo convierte en el zoológico urbano más antiguo del mundo. Realice un fascinante safari por las tierras altas de África para avistar jirafas, rinocerontes o leones en la hierba, o incluso una manada de elefantes africanos en el bosque tropical.
    • La Universidad Trinity y el Libro de Kells: Fundado por la reina Isabel I de Inglaterra en 1592, el Trinity College cuenta con una sólida tradición académica, hermosos edificios y una historia fascinante. Puede realizar una visita guiada por el colegio que incluye la hermosa Long Room, la cámara principal de la Antigua Biblioteca, con más de 200.000 de los libros más antiguos del colegio. El Libro de Kells, un bello manuscrito cristiano medieval, se expone de forma permanente en la universidad, donde también podrá ver el Libro de Armagh y el Libro de Durrow.
    • Recorridos a pie por Dublín: Dublín tiene muchos lugares que descubrir. Conozca la historia de la ciudad, la cultura, la música, las anécdotas y las joyas ocultas de esta vibrante ciudad.
       



      Booking.com

    • Disfruta de los pubs de Dublín: Es fácil entender por qué los pubs irlandeses son tan populares en todo el mundo, ya que su ambiente y diversión son difíciles de superar, especialmente en los establecimientos más auténticos de la capital, como el Keogh», en South Anne Street, o el Dawson Lounge, el pub más pequeño de Irlanda. Y para dar un toque de color, vaya a uno que toque música tradicional irlandesa. Muchos de los pubs de Temple Bar, el barrio cultural de Dublín, son especialmente agradables, como Foggy Dew y PorterHouse, que sirve bebidas creadas en su propia destilería artesanal.
    • Croke Park: Empápate de la cultura irlandesa asistiendo a un partido de hurling, camogie o fútbol gaélico en Croke Park, el estadio nacional de juegos gaélicos. Con una capacidad de 82.300 espectadores, el estadio es un hervidero de emoción los días de partido. Durante todo el año, el Museo de la GAA muestra la historia de la GAA y su importante contribución a la vida deportiva, cultural y social de Irlanda desde su fundación en 1884.
    • Visita el lugar de la Batalla del Boyne en el condado de Louth: La batalla del Boyne se libró entre el depuesto rey Jaime II y Guillermo de Orange en 1690, cambiando el curso de la historia británica e irlandesa. El centro de visitantes le permite conocer lo que ocurrió a través de una interesante presentación en vídeo y de exposiciones. Luego podrá recorrer el lugar de la batalla a través de pasajes especialmente construidos para revivir el dramático acontecimiento.
    • Valle del Boyne: a 11 km de Drogheda. Monumentos neolíticos de Newgrange, Knowth y Dowth, con más de 5.000 años de antigüedad. Conjunto arqueológico que reúne más de cuarenta monumentos funerarios del Neolítico, anteriores a Stonehedge. En Newgrange, el túmulo funerario mide 90 metros de diámetro y 15 metros de altura, en la entrada se puede ver la famosa piedra tallada con espirales, un pasillo de 19 metros conduce a la cámara funeraria donde se produce un fenómeno sorprendente, durante unos diez minutos el sol entra durante el solsticio de invierno. Abierto a partir de las 9.30 horas, se aconseja llevar una linterna.
    • Clonmacnoise, condado de Offaly: El monasterio de Clonmacnoise es uno de los lugares eclesiásticos más apreciados de Irlanda. Fundado en un recodo del río Shannon, al sur de Athlone, los visitantes descubrirán estos sorprendentes restos del pasado «sagrado» de Irlanda. La roca de Cashel, en el condado de Tipperary: La Roca de Cashel es uno de los lugares más pintorescos de Irlanda, que se eleva sobre el Valle Dorado, cerca de la histórica ciudad de Cashel. Fue la sede de los reyes de Munster durante siglos, antes de ser cedida a la iglesia. El lugar está cargado de historia, y la catedral y la torre circular, así como las cruces celtas bellamente talladas y las tumbas de la Roca, son lo más destacado del edificio.
    • Jardines y cascada de Powerscourt, condado de Wicklow: La finca de Powerscourt, en Wicklow, contiene algunos de los jardines más hermosos del país. Diseñados en estilo italianizante, con terrazas y elementos formales típicos de las villas renacentistas, los jardines son el legado de varios vizcondes y arquitectos. Más allá de los jardines se encuentra la cascada de Powerscourt, la más grande de Irlanda, con una caída de más de 121 metros, un lugar impresionante e ideal para un picnic.
    • Glendalough: en Wicklow, a 30 km de Dublín, en la costa este, en la región del «Valle de los dos lagos». Conjunto de edificios religiosos construidos en el siglo VI, restaurados en varias ocasiones. El ermitaño San Kevin eligió una de las cuevas del lugar para vivir y estar en contacto con la naturaleza, en ese lugar se construyeron los edificios que fueron asaltados, saqueados y destruidos por vikingos e ingleses. Visita gratuita.
    • Establos Nacionales de Irand y Jardines Japones y de San Fiachra, Condado de Kildare: Los Establos Nacionales son el lugar donde se crían los caballos de carreras de pura sangre, una visita obligada para los amantes de los caballos, ya que también se encuentran sobre los hermosos jardines japoneses, que en 2010 celebran su centenario, mientras que los jardines de St Fiachra son un oasis de zonas boscosas y lagos.
    • Barco del patrimonio de Dunbrody, condado de Wexford: El legado y el testimonio de millones de personas que abandonaron Irlanda se conmemora en el Dunbrody, una réplica de los barcos de emigrantes del siglo XIX que llevaron a muchas personas a América. Podrá conocer los acontecimientos que provocaron que tantos irlandeses abandonaran su patria y embarcarse en el barco y ser espectador de una breve recreación de los angustiosos sucesos.
    • Castillo de Kilkenny: En Kilkenny, a 155 Km. de Cork. La fortaleza de los duques de Ormonde es la principal atracción de esta ciudad medieval. Construido en el siglo XIII, el castillo pasó de la familia Clare al mayordomo de Ormonde en 1391, esta familia reinó durante 500 años en el sur de Irlanda. Está rodeado por un parque de 50 hectáreas.
Bridge of peace Derry - Premium Day Tour from Dublin

Bridge of peace, Derry

2. Belfast and Northern Ireland

  • El Castillo de Belfast y el Zoo: El histórico castillo de Belfast, que data de 1870, es un magnífico edificio de arenisca situado en la ladera de Cave Hill. También cuenta con un parque infantil, un centro de información para visitantes y un magnífico restaurante, por lo que toda la familia puede pasar un día divertido.
    El zoológico de Belfast alberga más de 140 especies diferentes, incluidas algunas protegidas o en peligro de extinción en estado salvaje.
  • El Centro interactivo Titanic Belfast: El Titanic nació en Belfast, se construyó y se creó en Belfast. El Centro Interactivo Titanic Belfast abre sus puertas el 31 de marzo y es la mayor atracción del mundo sobre el Titanic. El edificio, envuelto en una capa de aluminio brillante, está diseñado para imitar los cascos de cuatro barcos. El complejo cuenta con modernas instalaciones multimedia, un recorrido por todo el edificio y la reconstrucción de un astillero.
  • Stormont: Stormont, al este de Belfast, es la sede del Gobierno de Irlanda del Norte. La hermosa arquitectura del edificio refleja la tradición griega clásica y mide exactamente 365 pies, uno por cada día del año. Algunos de los puntos más destacados son el vestíbulo principal, la Cámara de la Asamblea y el Senado. El parque y la finca de Stormont son una forma ideal de pasar unas horas lejos del bullicio de la ciudad. No hay que perderse la famosa Avenida del Príncipe de Gales, que conduce a los edificios del Parlamento.
  • Museo del Ulster: Con vistas a los hermosos Jardines Botánicos de Belfast, el Museo del Ulster es una auténtica fiesta para los sentidos. Es una de las actividades más interesantes de Irlanda del Norte y ofrece un interesante viaje por la historia, el arte y la ciencia a través de sus maravillosas galerías y sus estupendas exposiciones. Algunos de los objetos más destacados son el famoso «Takabuti», una momia egipcia, la Colección Belleek, uno de los mejores ejemplos de porcelana del mundo, y elementos del galeón La Girona, de la Armada española, hundido en las aguas de la costa de Antrim en 1588.
  • El camino del acantilado de Gobbins: La experiencia Gobbins se encuentra en Islandmagee, condado de Antrim, Irlanda del Norte, en la ruta costera de Causeway. Experimentará un mundo emocionante, en el que los puentes le llevarán por encima de las olas rompientes hasta las cuevas hundidas y los escarpados acantilados.
  • Museo del Folclore y el Transporte del Ulster, Cultra: Situado en un terreno de 70 hectáreas, el Museo del Folclore del Ulster alberga más de 50 exposiciones que ilustran el modo de vida y las tradiciones de los habitantes del norte de Irlanda desde principios del siglo XX. El recinto también alberga el Museo del Transporte, que muestra una de las principales colecciones de este tipo en Irlanda, incluyendo carros de caballos, automóviles, locomotoras y aviones.
  • Calzada del Gigante, condado de Antrim: La fascinante Calzada del Gigante, Patrimonio de la Humanidad, es el lugar donde la leyenda dice que Fin McCool formó un camino de roca hacia Escocia para luchar contra un gigante. Pero los científicos saben que las 40.000 colinas de basalto que se entrecruzan son el resultado de una erupción volcánica. Puede escuchar ambas versiones de esta historia en el centro de visitantes, sin duda uno de los lugares más impresionantes del mundo.Quieres planear un viaje por Irlanda? Contactanos ▶
  • Destilería de Bushmills, condado de Antrim: Irlanda es famosa por la calidad de sus whiskys, y la destilería «oficial» más antigua, Bushmills, es el lugar perfecto para conocer esta tradición. Bushmills se dedica a la producción de whisky de malta, y está abierta al público todo el año, ofreciendo degustaciones tras una visita guiada.
    Montañas Mourne, Condado de Down: Se cree que la majestuosa cordillera de Mourne inspiró el mágico mundo de Narnia de C.S. Lewis, y es fácil ver por qué: estos picos ofrecen vistas espectaculares de bosques, valles y la escarpada costa de Down. Aquí podrá jugar al golf en el Royal County Down, o practicar la escalada, la equitación, los deportes acuáticos o el turismo costero. La mezcla de aventura y belleza hará volar su imaginación.
  • Ciudad amurallada de Derry: Las enormes murallas de esta ciudad, que datan de 1450, permanecen intactas y nunca han sido traspasadas, a pesar de los numerosos acosos sufridos. Caminando por esta ciudad medieval encontrará la mayor colección de cañones de Europa y muchos hitos arquitectónicos, como la catedral de San Columbano, Austin’s, los grandes almacenes más antiguos del mundo, y el ayuntamiento victoriano. En el Museo de la Torre podrá conocer más sobre el dramático pasado de la ciudad. Parque del Pueblo Americano del Ulster, en el condado de Tyrone: Este parque es un museo al aire libre que cuenta las historias de los emigrantes que salieron de Irlanda del Norte y viajaron a Estados Unidos en los siglos XVIII y XIX. Se han reconstruido calles, edificios y personajes para crear una atmósfera real y sobrecogedora. El Festival de Música Apalache y Bluegrass se celebra en septiembre y atrae a los mejores nombres del folk estadounidense e irlandés. 

    Day tour to kinsale and charles fort

    Kinsale, Cork

3. Cork y el Sudoeste

  • Las Campanas Shandon y la Iglesia de St Annes: Debido a las restricciones de Covid, las campanas no pueden tocarse por el momento, pero puede subir los 132 escalones de la Torre para ver unas vistas espectaculares de 360 grados de la ciudad a 36,65 m/120 pies. Visite la iglesia de Santa Ana, una de las más antiguas de la ciudad, construida en 1722.Es fácil de encontrar, sólo hay que buscar el «pez dorado» en el cielo.
  • Castillo de Blarney: en Cork, a 8 km de la ciudad, este castillo es uno de los más antiguos de Irlanda. Construido en el siglo XV tiene la famosa «piedra de Blarney» que si se besa (tarea difícil porque hay que estar suspendido) se obtiene el don de la elocuencia. En temporada alta es normal hacer cola para besar la piedra.
  • Galería de Arte Crawford: La Galería de Arte Crawford es una institución cultural nacional y un museo de arte regional para Munster, dedicado a las artes visuales, tanto históricas como contemporáneas. Su colección consta de casi 4.000 obras, que van desde la pintura y la escultura irlandesa y europea del siglo XVIII hasta las instalaciones de vídeo contemporáneas. En el centro de la colección se encuentra una colección de moldes de esculturas griegas y romanas, traídas a Cork en 1818 desde el Museo Vaticano de Roma.
  • Cork City Gaol: antigua prisión de Cork, recreada con maniquíes, ilustra la vida de los presos alojados en la cárcel entre 1824 y 1923. Visita guiada y comentada. Proyección de un documental muy interesante. Abierto de miércoles a lunes, de 10 a 16.30 h.
  • Kinsale y Charles Fort: El pintoresco puerto deportivo de Kinsale (Cionn tSáile) es una de las muchas joyas de colores que se extienden por la costa del condado de Cork. Kinsale cautiva por su bello entorno; un largo paseo marítimo, un puerto repleto de yates, calles estrechas y sinuosas, y galerías, tiendas y casas pintadas con colores vivos. El fuerte Charles es uno de los mejores ejemplos que se conservan de un fuerte en forma de estrella del siglo XVII. Se construyó entre 1677 y 1682 -durante el reinado de Carlos II- para proteger la ciudad y el puerto de Kinsale, en el condado de Cork. Se atribuye a William Robinson, arquitecto del Hospital Real de Kilmainham (Dublín) y Superintendente de Fortificaciones, el diseño del fuerte.
  • Islas Skellig: al sur, en la isla Skellig Michael se encuentra el monasterio celta más antiguo, construido en el año 600, no es difícil imaginar la austeridad en la que vivían los monjes. El acceso depende de las condiciones meteorológicas.
  • El Anillo de Kerry: Kerry es un condado de increíble belleza natural, destacando el famoso Anillo de Kerry desde Killarney a través de la península de Iveragh. Se puede recorrer a pie, en bicicleta o en coche para admirar las espectaculares vistas, especialmente desde el Gap of Dunloe y la casa Derrinane, donde vivió el legendario patriota irlandés Daniel O’Connell.
  • Parque Nacional de Killarney: en el condado de Kerry, es conocido por sus bosques de robles y sus manadas de ciervos rojos, una especie en peligro de extinción. Se extiende por más de 10.000 hectáreas y, además de sus frondosos y hermosos bosques, cuenta con 3 lagos y montañas. Si sólo vamos a pasar un día en el parque, alquilar una bicicleta es una buena idea. Dentro del parque, hay una casa señorial victoriana y las ruinas de la abadía de Muckross, de 1148. Lleve comida, agua y un mapa del parque con sus senderos.
Westport Great Greenway

Westport, Co Mayo

4. Galway y El Oeste

  • El Burren, en el condado de Clare: El Burren sirve de hogar a una increíble variedad de animales y plantas. Hay especies árticas, mediterráneas y alpinas que coexisten en este increíble entorno calcáreo. También encontrará el dolmen de Poulnabrone y la espectacular cueva de Ailwee, descubierta por un pastor local en 1940. Ofrece visitas guiadas durante todo el año. Para el mejor salmón de Clare, vaya a Burren Smokehouse, en Lisdoonvarna.
  • Castillo del Rey Juan, en la ciudad de Limerick: En el centro de la ciudad medieval de Limerick, el Castillo del Rey Juan, que data del siglo XIII, se alza majestuosamente en la «Isla del Rey» con vistas al río Shannon. El castillo estuvo a punto de ser destruido tras numerosos asedios, incluido el Gran Asedio de 1642. En el lugar se han excavado la guarnición, los cuarteles de los soldados y más de 1.000 objetos, así como algunas casas de origen vikingo. La visita al castillo permite descubrir cómo era realmente la vida en la Edad Media.
  • Los acantilados de Moher, en el condado de Clare: Este maravilloso paraje natural es famoso en todo el mundo. Los acantilados alcanzan los 214 metros en su punto más alto y se extienden a lo largo de ocho kilómetros sobre el océano Atlántico. Suba a la Torre de O’Brien, que se levanta en el promontorio, y disfrute de las vistas de las islas Aran, la bahía de Galway y las montañas Twelve Pins.
  • Connemara, condado de Galway: Las regiones del Gaeltacht, donde el irlandés es la primera lengua de la mayoría de sus habitantes, son conocidas por su ambiente tranquilo y acogedor, especialmente Connemara. Le cautivarán sus bellos paisajes y su rica tradición artesanal. Algo también típicamente irlandés y muy común en el Gaeltacht es el disfrute de la música, con baladas irlandesas y narraciones sobre los famosos mitos irlandeses.
  • Islas de Arán, Galway: Puede elegir dos rutas para llegar a las islas de Arán (Inis Mór, Inis Meáin e Inis Oírr), tomando el ferry desde Galway, o desde Doolin, en el condado de Clare. Siempre le resultará una experiencia relajante y reconfortante. La comunidad ha mantenido muchas tradiciones antiguas. Lo mejor que puede hacer en los días de buen tiempo es alquilar una bicicleta para explorar los alrededores por su cuenta. Hay magníficas vistas del océano Atlántico a lo largo de toda la costa, e increíbles lugares históricos en estas islas, como el fuerte Dún Aonghasa en Inis Mór, y el antiguo faro de Inis Oirr.
  • Parque Nacional de Glenveagh, condado de Donegal: El Parque Nacional de Glenveagh está situado en el corazón de las montañas de Derryveagh, en el condado de Donegal. Puede realizar una visita guiada al castillo, pasear por los jardines o recorrer a su aire el fantástico paisaje. Hay senderos señalizados para las familias. El parque consta de 16.000 hectáreas de arbustos, lagos y montañas, con un paisaje espectacular y una gran variedad de senderos por las colinas, las turberas y los bosques.
  • Sitios antiguos: Los campos de Céide, al norte de Mayo, ofrecen la posibilidad de descubrir la vida de los primeros pobladores de la isla. El singular paisaje neolítico es de importancia mundial, ya que los restos de muros de piedra, casas y tumbas megalíticas han sobrevivido miles de años, conservados por un manto de turba. Otro lugar histórico es Carrowmore, un cementerio megalítico en el condado de Sligo, el más importante de su clase en Irlanda, con monumentos de entre 5500 y 6500 años de antigüedad.
  • La isla de Achill. La isla más grande de Irlanda es Achill, con sus playas doradas, su belleza intacta y sus grandes cielos isleños llenos de paisajes nubosos siempre cambiantes, que acarician continuamente sus picos y valles. Achill está unida al continente por un puente en Achill Sound y aproximadamente la mitad de la isla es una región Gaeltacht.
  • La Vía Verde del Gran Oeste: La Great Western Greenway, en el condado de Mayo, es un sendero de 42 km que sigue el trazado de la desaparecida línea de ferrocarril de Achill a Westport y ofrece impresionantes vistas de la bahía de Clew y su paisaje circundante. Inaugurada en 2010, la ruta es muy popular entre los turistas. Miles de visitantes, tanto internacionales como nacionales, viajan hacia el oeste para recorrerla a pie o en bicicleta. La Gran Vía Verde del Oeste está dividida en tres secciones (véase más abajo) y puede completarse por tramos o como un ciclo o paseo completo. Recomendamos empezar el camino desde Achill y terminar en Westport, ya que el camino es más fácil desde el principio, aunque la Vía Verde puede completarse en cualquier dirección:
    1. De Achill a Mulrann
    2. De Mulranny a Newport
    3. De Newport a Westport 

      Contáctanos

      • Motivo de contacto:
      • Cuando tienes planeado viajar?
        Formato de fecha:MM barra DD barra AAAA